...CUCHILLOS


Las más antigua de las herramientas del Hombre
(Y tal vez la más bella de todas)


El magnífico cuchillo de la fotografia de apertura, fue ejecutado artesanalmente y me fue obsequiado en Noviembre de 1999 por mi amigo, el cuchillero argentino Alfredo Kehiayan, celebrando los 10 años transcurridos desde 1989, oportunidad en que hicieramos juntos, un viaje inolvidable a los EE.UU., para asistir a nuestro primer "Show" de cuchillos, en Knoxville, Tennessee.

Para realizar este impresionante Cuchillo Bowie de Exhibición, Alfredo ha elegido un camino dificil: un desafio a la geometría evidenciado en el trabajo de amolado de esos biseles donde se combinan las líneas ligeramente curvas de filo y lomo, con las graciosas ondas de los planos laterales de la hoja. Curvas suaves vs.ondas en una sorprendente y singular combinación que desafía y contradice la aseveración geométrica de que curva y recta son imposibles de hermanar. (Si quieren conocer a Alfredo y a sus cuchillos, pueden visitar su página web en www.kehiayan.com.ar)

A este cuchillo que abre esta sección de mi "Sitio", lo he elegido especialmente como símbolo de las amistades que he tenido la suerte de cosechar entre los artesanos cuchilleros que tengo el honor de conocer personalmente, a través de mis más de 20 años de actividad como coleccionista y escritor especializado, y como representativo de mi pasión por los buenos cuchillos.

Muchas Gracias Alfredo!!



En esta sección el visitante hallará información sobre distintos tipos de cuchillos que podrá encontrar tanto como usuario de los mismos, o como coleccionista de estas valiosas y bellas herramientas.

CUCHILLOS DE BOLSILLO

Durante el Siglo XIX tuvo lugar la "Época Dorada" del cuchillo de bolsillo. Prácticamente sin excepción, todo caballero, la mayoría de las damas, e incluso los muy jóvenes, llevaban como parte de su indumentaria alguna clase de pequeño cuchillo plegable.
El célebre "Barlow" inmortalizado en las novelas clásicas de Mark Twain era un típico cuchillo de jóvenes, robusto y de bajo precio, que los ingleses exportaban a Norteamérica en barriles, y que por supuesto, también se producía en América del Norte.

Había cuchillos de jardinería, aptos para podar, para injertar, y hasta tan especializados como los utilizados en injertos de rosales, que poseían una hoja o elemento de marfil, para abrir la hendidura que previamente se había cortado con una hoja especial, y en donde se alojaba el injerto.
(Es interesante comentar que en nuestro país, está muy arraigada la costumbre de llamar cortaplumas" a todo cuchillo de bolsillo de tamaño pequeño, y "navaja" a todo cuchillo plegable de tamaño mayor, y especialmente a los de una sola hoja. Conviene aclarar que la navaja es una variante del "cuchillo plegable" entre las que encontramos como ejemplo típico a las de origen español y algunas francesas).

Hoy día puede parecernos extraña la costumbre de llevar un "cortaplumas" en un bolsillo. Los tiempos y nuestras costumbres han cambiado, como así también la moda y nuestras vestimentas. Los estrechos bolsillos de un ajustado "jean" de nuestros días puede no ser el lugar ideal donde transportar un cuchillo plegable. Ya no necesitamos afilar un lápiz de madera, reemplazado por los portaminas mecánicos, ni necesitamos cortar una pluma de ganso, en una era en donde hasta la lapicera fuente se encuentra amenazada de extinción ante el avance inexorable de la moderna "notebook" o la computadora.

 

CUCHILLOS PLEGABLES MODERNOS. NUEVAS TENDENCIAS Y MATERIALES

Los cuchillos plegables han estado junto a nosotros desde hace al menos dos mil años, durante los cuales fueron perfeccionados mediante la adopción de nuevas tecnologías constructivas y el aporte de nuevos materiales. Los cuchillos plegables comprenden una muy amplia gama de variantes, que van desde los pequeños cuchillos de bolsillo, hasta cuchillos deportivos o de combate de mayor porte.

La época de oro de los cuchillos de bolsillo tuvo lugar a mediados del Siglo XIX, donde el arte de fabricarlos llego a su máxima expresión en Sheffield, Inglaterra. Otros lugares de Europa, como Thiers en Francia, Solingen en Alemania, y Toledo en España, produjeron excelente cuchillería, incluyendo por supuesto, ejemplares de hojas plegables.

El perfeccionamiento del acero necesario para fabricar los resortes o muelles de estos cuchillos, ocurrió después de la segunda mitad del Siglo XVIII, con lo cual se produjo en mas importante cambio en la historia de este tipo de cuchillos. Efectivamente, el resorte permitió brindar una mayor seguridad en el empleo de estos cuchillos, al disminuir el riesgo de un cierre accidental de la hoja sobre los dedos del usuario. El refinamiento de los procesos productivos para la obtención del acero, ocurrido desde la mitad del Siglo XIX, y hasta el presente, fue una nueva etapa del desarrollo de los mismos. Merece destacarse que durante el Siglo XX, mientras se producía la evolución y desarrollo de la tecnología del cuchillo, también se producían transformaciones en los usos y costumbres de las personas que lo utilizan.

A principios de dicho siglo, y hasta bien entrados los años '40, todo caballero llevaba consigo, casi como parte indispensable de su vestimenta, algún tipo de cuchillo de bolsillo de pequeño porte, el cual utilizaba en mil y un usos, desde afilar su lápiz Faber, limpiarse las uñas, abrir correspondencia y encomiendas, etcétera. Los habitantes de zonas rurales también llevaban algún tipo de cuchillo plegable en sus bolsillos, como herramienta práctica y siempre a mano.

A medida que la vida en las ciudades fue evolucionando, y las vestimentas se fueron estilizando, la moda dictó que los bolsillos fuesen más pequeños, y los pantalones más estrechos, por lo cual el poder llevar un cuchillo en el bolsillo se hizo más difícil.

A pesar de ello, el cuchillo plegable sigue siendo una solución tan practica hoy día, como hace siglos atrás, y pese a los cambios de la moda y de las costumbres, son muchos los usuarios que todavía consideran indispensable el llevar uno de estos útiles implementos. Las actividades al aire libre como la caza, la pesca, el "trekking", montañismo, el uso de vehículos 4x4 en caminos inhóspitos, etc., requieren contar siempre con un buen cuchillo como parte del equipo básico.

Por otra parte, la aparición de novedosos diseños, nuevas tecnologías de fabricación, incluyendo el diseño por computadoras (CAD) y el corte de piezas con láser o chorro de agua de altísima presión, junto con la adopción de materiales de alta tecnología (High Tech), han promovido una verdadera revolución en la materia.

Conviene mencionar que el primer gran paso evolutivo en los cuchillos plegables modernos, fue dado hacia 1981 por la firma Spyderco, que presentó modelos que incorporaban una serie de características especiales, que fueron imponiéndose con el correr del tiempo, a punto tal que hoy en día prácticamente todos los cuchillos de última generación las han adoptado. Esto es: sistema de apertura rápida empleando una sola mano, gancho o "clip" metálico para asegurar el cuchillo en la boca del bolsillo, filo aserrado total o parcial, y sistema de bloqueo seguro y confiable (tipo "Lock back"o "liner lock", por ejemplo).

Las ultimas dos décadas transcurridas desde la aparición de Spyderco en el mercado, han sido signadas por la introducción de novedosos mecanismos de bloqueo de la hoja, adicionalmente a los dos mencionados, junto a la aparición de nuevos fabricantes norteamericanos dedicados a la fabricación de cuchillos de Alta Tecnología (cuchillos Hi Tech) o bien de los actualmente llamados "cuchillos plegables tácticos", que no son otra cosa que cuchillos multifunción, muy robustos y de moderna concepción de diseño y materiales utilizados en su producción.
Igualmente, un número cada vez mayor de artesanos cuchilleros ofrecen cuchillos plegables de ultima generación, como también han surgido interesantes colaboraciones entre artesanos que aportan sus diseños, y grandes fabricantes que los producen en serie.

La adopción de materiales tales como el nylon, Zytel, fibra de carbono, G-10 y titanio, entre otros, para la fabricación de las empuñaduras, y de aceros inoxidables y otros materiales de depurada formulación para las hojas, como las nuevas líneas CPM, el titanio, el talonite y la cerámica, abren nuevos horizontes en la fabricación de mejores y más eficientes cuchillos plegables. Por todo ello podemos afirmar que nos encontramos en una nueva y renovadora etapa de la larga historia del Cuchillo Plegable.

 

CUCHILLOS CRIOLLOS

En nuestro medio, y especialmente en la Provincia de Buenos Aires, a los cuchillos que poseen una hoja lanceolada, se los denomina popularmente como "puñales", término curioso si nos atenemos al hecho que la hoja descripta no posee ninguna de las características usuales del puñal europeo. Localmente, también se suele llamar a este tipo de arma blanca, simplemente como "cuchillo", diferenciándose netamente de otros tipos de "cuchillos criollos" como por ejemplo, la "daga" o el legendario "facón".

Existen algunas confusiones y polémicas disgresiones (y hasta acaloradas discusiones) acerca de la definición o las características que debe poseer un arma blanca criolla para ser clasificada como "facón" o "daga", pero básicamente he propuesto las siguientes definiciones, que creo serán aceptadas por la mayoría de los estudiosos del tema:
Facón es un arma de pelea, de hoja larga (25 a 40 cms) y delgada, usualmente obtenida de una bayoneta o parte de hoja de sable o espada. Posee filo, y contrafilo en su extremo, y una amplia guarda o defensa, a veces en forma de "S" o de "U" invertida.

La Daga, posee también hoja larga y delgada, pero su característica definitiva es la de poseer doble filo.
Usualmente las dagas poseen una guarda o defensa muy corta, o directamente no la tienen.

El caronero, es una daga o facón (segun posea uno o dos filos) pero de hoja muy larga. Por su tamaño, se lo transportaba entre las "caronas" del recado, de donde proviene su nombre. Generalmente posee defensa muy corta para prevenir enganches al desenfundarla.

Seguramente estas definiciones pueden despertar alguna polémica, pues se puede argumentar que tal o cual ejemplar no responde estrictamente a estos intentos de definiciones generales que yo propongo.

Esto es cierto, pero debemos tener siempre en cuenta, que las armas blancas de nuestros gauchos fueron fundamentalmente improvisadas a partir de los recursos que su fabricante tuvo más a mano, nunca se ajustaron a un diseño o esquema rígido, sino que nacieron respondiendo a una necesidad de quien la encargó o al gusto personal del artesano que la fabricó, y siempre con las restricciones impuestas por los materiales que se disponían, siempre escasos y de alto costo.

El arte de la plateria criolla, adoptó al cuchillo como un objeto más a ser decorado bella y ricamente con plata y oro, aunque justo es mencionar que la pobreza del gaucho hizo que sus cuchillos no poseyeran la riqueza de las piezas que actualmente conocemos. Seguramente las piezas confeccionadas con metales preciosos fueron propiedad de dueños de estancias, militares de alto rango, políticos, o conspicuos representantes de las clases altas de las ciudades, antes que herramienta utilitaria del hombre de campo común.

Ciertamente, nuestros gauchos utilizaron piezas mucho más modestas, aunque el cuchillo siempre estuvo presente entre sus "pilchas".

Es interesante comentar que en nuestro país, se acostumbraba portar el cuchillo en la espalda, cruzado en el cinturón o "tirador" en forma oblicua, y con el filo hacia arriba, lo cual es una forma muy cómoda de llevar un cuchillo de gran porte sin mayores dificultades, especialmente montado a caballo. El escritor y viajero Robert Cunninghame Graham comparó la imagen del arma llevada de esa forma, con las "velas latinas" de las embarcaciones mediterráneas.

Cuando el cuchillo era de pequeñas dimensiones (hojas de 4" -10 cms-), se solía llevar adelante, a la derecha si el usuario era diestro, con el filo hacia abajo y ligeramente inclinado, cerca de la hebilla o "rastra" del cinturón. A este tipo de cuchillo pequeño, muy filoso, destinado a ser usado en la comida o en tareas de corte muy delicadas como castrar ganado, por ejemplo, se lo conocía como "verijero" por asociación de las "verijas" o ijares de los animales, con la zona inguinal en cuyas cercanías lo portaba el paisano.


 

JIM BOWIE Y EL "CUCHILLO BOWIE"
Historia y Leyenda del cuchillo más famoso del mundo

Un 19 de Setiembre del año de 1827, en una desolada curva del río Mississipi, en la localidad conocida como Natchez, estado de Louisiana, tuvo lugar un duelo sangriento, origen de una leyenda...
En aquel enfrentamiento, un hombre cae al suelo fieramente herido por disparos de pistola. Su nombre: James Bowie. Su oponente se lanza sobre el cuerpo de Bowie para rematarlo con su estoque, con el cual logra atravesar su pecho.

Sobreponiéndose a tres graves heridas Bowie desenvaina un enorme cuchillo de caza -que algún cronista de la época describiría luego como "un gran cuchillo de carniceros"- y hunde su hoja en el cuerpo del adversario matándolo casi en el acto. Inmediatamente Bowie se reincorpora, con la hoja del estoque todavía clavada en su pecho. Blandiendo su gran cuchillo persigue y hiere a otro de sus oponentes. El duelo llega a su fin. Increíblemente, Bowie se repondría de las graves heridas recibidas en aquel combate.

La noticia del duelo y los detalles de la pelea se difunde por todos los rincones del territorio norteamericano. Y a medida que pasa el tiempo los hechos se agigantan, como se agiganta la imagen de un legendario Jim Bowie y su extraordinario cuchillo. La semilla de la leyenda estaba plantada, y germinaría unos nueve años más tarde, con la culminación de la épica y sangrienta saga de El Álamo.
En Marzo de 1836, un grupo de colonos, apenas unos 130 hombres liderados por valientes como Travis, Crockett y el propio Bowie, resisten durante trece días el sitiaje de las tropas mejicanas a las ordenes del Dictador Santa Anna.

Más de tres mil soldados mejicanos penetran en el improvisado "fuerte" erigido precariamente en derredor del semidestruído edificio donde funcionara tiempo antes la misión jesuítica de "El Álamo" -en las inmediaciones del pueblo de San Antonio de Bexar- en cuyo interior resistían los valientes pobladores que reivindicaban sus derechos territoriales, garantizados precisamente por las leyes mejicanas de 1824.

Bowie y los colonos morirían masacrados por los mejicanos, pero Santa Anna no quedaría impune. Algunas semanas después de aquel trágico 6 de Marzo de 1836, él mismo sería vencido por Samuel Houston y su ejército quienes, al grito de "Recordad El Álamo", vengarían a sus hermanos y declararían la Independencia de Texas.


Pero ¿quién era Bowie, y cómo era su extraordinario cuchillo?

Jim Bowie fue un aventurero, comerciante, ganadero y oportunista terrateniente quien, junto a su hermano Rezin desarrolló sus actividades en Tennesee, Louisiana, Mississipi y Texas. Su destreza con el cuchillo fue legendaria, y su muerte heroica luchando hasta el último instante contra los soldados mejicanos que atacaron El Álamo, alentó a los pobladores que lo siguieron en la colonización de Texas.
Tanto James como su hermano Rezin tuvieron una debilidad por los buenos cuchillos. Se ha comprobado que ambos adquirieron numerosos ejemplares de los mejores artesanos cuchilleros de la época, algunos de los cuales se han conservado hasta nuestros días como testimonio de esta historia.

Sobre la forma verdadera del cuchillo bowie original, o al menos del ejemplar que empuñaba Bowie cuando defendió su vida contra las tropas del General Santa Anna, poco se sabe, salvo especulaciones más o menos ciertas y valederas. Ciertamente, desde mucho antes de su famoso duelo de 1827, era común entre los pobladores de aquellos salvajes y convulsionados territorios, el empleo como arma de defensa y combate, de cuchillos de grandes dimensiones, con hojas de entre 9 y 12 pulgadas de longitud, confeccionados por fabricantes de instrumentos de cirugía, o por herreros de campaña según el caso.

Al difundirse la noticia del duelo, aquellos enormes cuchillos fueron popularmente conocidos como "cuchillos como el de Bowie", frase que en muy poco tiempo daría paso a un nombre más sencillo: "cuchillos bowie".

No existe un patrón exacto para definir las características de un verdadero bowie, pero podemos afirmar que se trata de cuchillos de gran porte, con defensas dobles y con hojas de más de 7 pulgadas (18 cms.) y de generoso espesor. Las formas de estas hojas son variadas, pero se pueden clasificar en dos grandes grupos: aquellas que poseen un corte o "clip" en su extremo, y las de punta lanceolada ("spear point"), aunque existieron otras hojas de lomo casi recto y filo curvo y ascendente hasta encontrarse con la afilada punta.

El cuchillo bowie fabricado en territorio norteamericano, variaba desde piezas muy finas, fabricadas por artesanos cuyo oficio principal era la confección de instrumentos de cirugía, hasta piezas muy toscas y robustas, improvisadas por simples herreros de la frontera. Para el período de 1820-1830, ya se encontraban en territorio del Nuevo Mundo, representantes de las más importante fábricas de cuchillería de Sheffield, ávidos de obtener nuevos mercados, ofreciendo sus líneas de finos cuchillos de bolsillo, cortaplumas y navajas, y alguno que otro cuchillo de caza de dimensiones regulares, de los que habitualmente se producían en la lejana Sheffield. Cuando estos comerciantes se internaron en el interior de aquellas nuevas y salvajes regiones que comenzaban a expandirse y poblarse hacia el Oeste, descubrieron que había un mercado aun más interesante y virgen por explotar: los lugareños solicitaban cuchillos "como el de Bowie".

En los EE.UU. se produjeron bowies de gran calidad, que rivalizaron con los provenientes de Europa, como los fabricados por Samuel Bell, Schivelly, Searles y otros. Igualmente, fueron fabricados bowies muy rústicos pero igualmente efectivos, por herreros de la frontera, quienes apelaron a los materiales que tenían más a mano para hacerlos. Sin embargo fueron los ingleses quienes llevaron a su máxima expresión el diseño de este singular cuchillo de combate. Prácticamente todas las empresas cuchilleras de Sheffield comenzaron a producir a partir de 1840-1845, sus propias interpretaciones del bowie.
Durante la "época de oro" de los Bowies, un período que abarca aproximadamente los años 1840 a 1870, se produjeron en Sheffield algunos de los más finos y espectaculares bowies ingleses.

Por supuesto, empresas como Joseph Rodgers & Sons o George Wostenholme & Co., junto a otras afamadas marcas británicas, no podían estar ajenas a este mercado, y podemos asegurar que de sus instalaciones salieron los más exquisitos ejemplares de Bowie jamás producidos por firma cuchillería alguna, muchas de las cuales se destinaron a su exhibición en sus famosos Show Rooms, mientras que otros viajarían a América para incorporarse al arsenal de aquellos valerosos hombres que formarían parte de la Conquista del Oeste.

Episodios como la legendaria Fiebre de Oro de California, la Guerra Civil, y la expansión territorial hacia el Oeste, tuvieron como arma básica al cuchillo Bowie, cuyo reinado se extendió hasta aproximadamente la década del '70 del Siglo 19, cuando el perfeccionamiento del cartucho metálico, y de las armas que lo disparaban, marcó su fin.

 

CUCHILLOS RANDALL

W.D. Randall (1909-1989) es considerado como el "padre" de la cuchillería artesanal, tal como se la conoce en la actualidad. Sus comienzos se remontan hacia finales de la década de los años 1930 en vecindades de la ciudad de Orlando, estado de la Florida, EE.UU.. Randall comenzó copiando un cuchillo realizado por el legendario William Scagel, y durante la Segunda Guerra, comenzó a desarrollar la leyenda que hoy día gira alrededor de su nombre. Como suele decirse, Randall estaba en el lugar correcto y en el momento adecuado, cuando los EE.UU. ingresaron en el Conflicto. A partir de un cuchillo de combate creado para un militar de su país -el Teniente Zacharias- fueron surgiendo numerosos pedidos que marcaron el comienzo del crecimiento de su taller.

La postguerra trajo consigo un notorio incremento en los pedidos de cuchillos deportivos. Randall supo aprovechar el renombre de sus cuchillos de combate y la excelente calidad de sus cuchillos. Un inteligente manejo publicitario, hizo el resto.
En la actualidad los celebres cuchillos siguen siendo fabricados en el mismo taller ubicado en la plantación de cítricos de los Randall, en las afueras de Orlando, sobre la ruta "Orange Blossom Trail".

El taller es actualmente dirigido por el hijo de Bo: Gary T. Randall, a quien se ha unido su propio hijo, Jason, con lo cual ya se encuentra trabajando en el equipo, la tercera generación familiar.
Los cuchillos de Bo Randall sirvieron de fuente de inspiración para cientos de artesanos que fueron surgiendo en territorio norteamericano después de la Guerra. Una aparición inicialmente tímida, que fue ganando fuerza con el correr de los años, y que hizo su verdadera explosión a fines de los años 1980. Hoy día son muchos centenares los artesanos de los EE.UU., y el fenómeno se extendió al resto del mundo, existiendo notables cuchilleros en Europa y Japón, como también en Argentina y Brasil.

Desde el año 1977 vengo coleccionando cuchillos Randall, y he tenido la fortuna de haber podido visitar el taller de Orlando varias veces, como también tuve el honor de conocer personalmente a Bo Randall y a Gary Randall, desarrollando una amistad a pesar de la distancia y el tiempo, y con quienes pude conversar de nuestro tema favorito, los cuchillos, tanto durante mis visitas, como a través de numerosas cartas que intercambiamos. De este contacto personal, se puso siempre de manifiesto la cordial personalidad de padre e hijo, y de todo el personal del taller.

El catálogo de Randall incluye una amplia gama de modelos básicos (son 27) los cuales pueden ser solicitados con numerosas opciones de materiales de cabos, guardas, y pomos, con lo cual son varios cientos las variantes posibles. Los modelos están identificados con números, y los más populares son los modelos 1 y 2 (de combate), 3, 4 y 5, entre los de caza, y los modelos 25 y 26 que fueron los más recientemente introducidos. El ultimo modelo incorporado al catálogo el año pasado (2000) fue el Modelo 27 "Trailblazer", que posee claras reminiscencias de los primeros cuchillos Randall.

El Modelo 14 ("Attack") de combate, es también muy popular, al igual que el 17 "Astro", un cuchillo que fuera creado en los años 1960 para los astronautas del recordado proyecto espacial Mercury. Quienes lo deseen pueden visitar la página web de Randall en: www.randallknives.com

Es interesante mencionar que en 1989 fue creada una asociación de coleccionistas de cuchillos Randall, gracias al trabajo del coleccionista y comerciante Rhett Stidham y su esposa Janie. Se trata de la Randall Knife Society, que agrupa a más de 1.800 coleccionistas de todo el mundo, y que organiza reuniones en Shows de los EE.UU., edita un completo boletín cada tres meses, y suele realizar en combinación con el taller Randall, un cuchillo exclusivo para la venta a sus asociados, con cierta periodicidad. La dirección de la RKS es: www.randallknifesociety.com donde existe la posibilidad de ingresar a foros e chat, y a gran cantidad de información.

 

CUCHILLOS ARTESANALES

Posiblemente no exista una variante de cuchillos que pueda brindar satisfacciones comparables a las de un cuchillo artesanal. Y esto se debe a que a todas las características de calidad, exclusividad y nivel de diseño que usualmente se asocian con un cuchillo artesanal, estos poseen el valor agregado de la satisfacción de poder conocer personalmente al creador de la pieza.

Efectivamente, creo que es esta posibilidad de una relación personal entre artesano y usuario o coleccionista, lo que puede considerarse como el verdadero "secreto" del cuchillo artesanal, fuente de gratificantes experiencias.

Personalmente me considero muy afortunado y honrado por la cantidad de amigos artesanos que he ido cosechando a lo largo de más de veinte años de dedicarme al hobby del coleccionismo de cuchillos. Amigos a los cuales valoro grandemente, a quienes respeto y admiro por su arte, y a quienes debo agradecer por haberme nutrido de una valiosísima cantidad de conocimientos e información. (Pues en este tema de la cuchillería, uno aprende constantemente)

El cuchillo artesanal es un movimiento que se originó en los EE UU después de la Segunda Guerra, con algunos artesanos cuchilleros pioneros, entre los cuales se encuentran nombres como Scagel y Randall, a los cuales irían siguiendo otros nombres que hoy consideramos legendarios: Moran, Loveless, Lake, entre muchos otros.

Nuestro país, de fuerte tradición cuchillera, no podía sustraerse al fenómeno, y a la rica tradición del cuchillo criollo y la platería, se fueron sumando poco a poco, un nutrido grupo de talentosos artesanos que día a día nos sorprenden con su evolución y creatividad.

En la actualidad se pueden contar más de treinta nombres de artesanos conocidos a través de su participación en ferias y muestras, pero seguramente existen muchos más cuyos nombres todavía no han trascendido como merecen. El ir descubriéndolos es otro de los atractivos que ofrece la actividad, y una gratificante tarea que puede acometer cualquier usuario o aficionado al tema.

En las fotografias que ilustran esta página se pueden observar ejemplares realizados por artesanos argentinos y extranjeros, que reflejan mejor que mil palabras, el nivel alcanzado.




Cuchillos - Mis Libros - Joseph Rodgers - Recarga- Enviar Mails - Home Page

Copyright 2004 - Abel Domenech - Todos los derechos reservados